33/366

“Bajo cinco minutos a echar un piti”, dice alguien en la oficina y me imagino que hay animalitos de muy baja estatura que se amontonan en el patio del edificio y a los que llaman “Pitis”. Así, me imagino, todas las mañanas vienen los pitis a esperar a que les tiren algo de comer, pero en realidad la empresa paga a sus empleados horas extras para que, con maldad y precisión den una patada a uno de estos seres yel gran empresario quede satisfecho porque hay uno menos que pide un trozo de pan.

Más tarde bajo yo, miro una batea y encuentro un montón de colillas. Me quedo observándolas hasta que alguien me dice “muchos pitis ¿eh?”. Entonces me confundo por un instante, sólo por un instante y me doy cuenta que los pitis no quieren ser enterrados, ellos prefieren la incineración, como sus enemigos que se incineran por dentro cada vez que los consumen.

El fin de los pitis

El fin de los pitis

Anuncios

Etiquetas: , ,

About Arol

escribo en elblogdeviajes.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: