Cuando arol dejó de ir al gimnasio

¿Quién no ha ido alguna vez a un gimnasio y se prometió que no abandonaría y se pondría en forma? Pues yo lo hice

Suda, suda

Suda, suda

tres veces, en parte para convencerme que estaba seguro del arrepentimiento y en parte porque siempre me encontraba algún motivo para cultivar con cariño la barriguita televisiva. Pero mi última despedida del gimnasio (hace muchos años) tiene sus razones.

Era el lugar ideal, yo llegaba y me encontraba con los típicos personajes de estos antros de la sudoración:

  • Señoras de más de 40 que quieren parecerse a sus hijas, aunque tienen un gordo calvo en la casa.
  • Hombres con canas en los pechos que van para ver si coquetean con alguna muchacha.
  • También están las chicas que van para bajar el culo, pero principalmente para criticar a “la tonta de la fulana que se viste muy mal”
  • No faltan los chavalines que no consiguen a ninguna chica y tratan de contrarrestar los granitos con músculos.
  • Y finalmente los que no consiguen girar el cuello porque lo tienen más grueso que la cintura.

Así que después de pasar por todos esos personajes, Arol entraba en el gimnasio sintiéndose el único ser humano normal con culo grande, barriga prominente, pelo despeinado y sin más pretensiones que sudar un poco para bajar 25 gramos al mes.

El último día que fui, hacía frío así que utilizaba un pantalón largo que me lo había comprado pensando que el culo era más pequeño pero cuando me lo puse me di cuenta que me encontraba forrado como chorizo de campo mal amarrado. Esto no me detuvo y le hice caso a mi instructor: “flexiones de estas, flexiones de aquellas y suba y baje” mientras la musiquita que me recordaba a la lavadora de mi mamá no dejaba de sonar.

Y llegó, finalmente, la razón de mi despedida cuando el instructor dijo “¡elongación!” Yo le hice caso y con una sonrisa junté mis piernas y lancé mis manos para tocar la punta de los pies hasta que sentí un “raaaajjjjjj” y posteriormente toda mi pierna y mis partes pudorosas sintieron el aire fresquito.

Aquel día traté de seguir con disimulo, pero cuando todo el mundo no deja de mirarte el culo porque lo llevas al aire no hay disimulo que valga.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

About Arol

escribo en elblogdeviajes.com

4 responses to “Cuando arol dejó de ir al gimnasio”

  1. Meli says :

    Jajajaja, me ha encantado, y no es broma, yo dejé de ir porque aquello en vez de un gimnasio parecía una pasarela de modelos, a ver quien era la más cool, la que llevaba las mallas más apretadas y el tanga más fino de hilo dental…y yo con mi chandal y camiseta del veranoski, y mis coloretes elevados a la potencia mil…no me siento cómoda en el gimnasio, prefiero la piscina, un abrazo Arol.

  2. Marisa says :

    Nunca entendi eso de que las madres quieren parecerse a sus hijas,pues es una tonteria porque cada uno tiene su epoca para disfrutar ,a los 14 los primeros chicos alos 18 tu primer novio a los 24 o antes tu primer hijo como en mi caso a los 30 un poco de miedo te sientes mayor ja ja ja viendolo ahora que mayor?alos 40 la preocupacion por las decisiones de tus hijos,y casi a mis 50 la serenidad la paciencia el silencio que es hermoso y las ilusiones de tus hijas que mas se puede pedir?.
    Solo una cosa seguir cumpliendo años por si te necesitan o quieren mi humilde opinion.
    Lo siento por esas madres , alo mejor esos gordos y calvos que tienen en casa son mas felices porque seguron que no quieren parecerse a sus hijos.
    Un abrazote

  3. rehtse says :

    juas, muy bueno, aunque no es excusa, puedes cambiar de gimnasio y comprarte un chandal de rapero XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: