Así se roba un poster de Alf

Y que nadie venga a decirme que nunca ha secuestrado-robado-pedidosinavisar algo en su vida porque además de

Increíble, pero buscando una imagen dí con una que, creo, era la misma del poster

Increíble, pero buscando una imagen dí con una que, creo, era la misma del poster

roboncito se le da mal mentir.

Como ya dije en otro momento, cuando era pequeño teníamos un dentista familiar, o por lo menos atendía a mi y a algunos de mis hermanos. Así es que como quedaba cerca de mi casa y tenía que ir mi hermana y yo, íbamos juntos. Creo que teníamos unos nueve o diez años cuando sucedió nuestra hazaña.

Llegamos y nos sentamos con mi hermana en la sala de espera (donde no había secretaria) y donde junto a los asientos había un baño por si nos apuraba algo y en el medio de la sala una mesita con revistas de televisión o con noticias de famosos que no conocíamos. Pero algo mágico sucedió.

Mirando y mirando revistas con señoras que hablaban de sus amantes y señores que mostraban sus casas, encontramos un poster de Alf. Sí! el visitante del planeta Melmac y ese enano peludo era el personaje estrella del momento, no podíamos perdernos una opción como esa; así fue que nos pusimos mano a la obra.

Mi hermana me hizo señas y me dio a entender que ella no se atrevería. Así fue que aprovechando que no había nadie en la sala, agarré la revista (que se llamaba Antena) y me fui al baño con ella, como quien va a leer mientras hace del dos, entré y coloqué la revista en el suelo; con cuidado quité las grampas, retiré el poster y volvía a poner todo en su orden.

¿Y el poster?

Pues salí del baño llevando aquel pedazo de papel debajo de mi camisa sin haber pensado antes que aun tenía que ser atendido por el dentista. Nunca entré tan nervioso a ver a aquel señor y no era por los dientes, sino que no todos los días se lleva a un extraterrestre en la barriga.

Anuncios

Etiquetas: , ,

About Arol

escribo en elblogdeviajes.com

5 responses to “Así se roba un poster de Alf”

  1. Míriam says :

    Jajajaja, me ha encantado el post. Mi dentista no tiene posters de Alf en las revistas, pero hay un cuadro de Chagall en la consulta que quizá… 😉

  2. Fermin says :

    Gracias por reinformar del cambio de dirección es divertido leer cosas como este artículo que alegran los días

    • arolasecas says :

      Muchas gracias a tí por leer Fermín y por dejar comentarios que además de alegrar el día dan ganas de seguir escribiendo.

  3. Ana Maria Vallejo says :

    Bueno tengo como cuatro blogs tuyos en mi reader, lo que no se si es bueno o mas bien confuso. No se cual sigue vigente pero este por aqui esta muy animoso. Lo que me alegra.

    Yo tuve un alf tamaño niño de tres años. Eso fue, seguro me le dieron en la navidad. Me gustaba mucho alf e incluso llene un album de alf y su familia terricola.

    • arolasecas says :

      Este parece que quiere ser definitivo, por lo menos el arolasecas; los otros los pusimos a dormir un ratito porque los pobrecines estaban con sueñín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: