el madrugador estrellao

“A ver arol, si las micros comienzan a funcionar como a las 5, después del despelote de ayer en el Registro Civil, a las 5.30 eso ya será un caos y no puedes esperar tanto”. Así pensaba a las 8 de la noche de ayer, así que tempranito, como a eso de las 12 me fui a dormir poniendo el despertador (el celu, porque despertador es muy viejito) a las 3.15 para salir a las 4 a más tardar (sip, como no me tengo que maquillar ni poner bonito me daba el tiempo)

Entonces minutos antes de las 4 el arol salió de la casa, ya no había ooomm, pero íbamos relajaditos. Caminata, taxi y llegada. Un patrullero con tres policías adentro y uno que baja la ventanilla.

– Qué onda? – dice el paco con un tonito juvenil el desgraciao

– Cómo tai?

– Va a hacer cola

– Eso creo ¿a qué hora abrirarán?

– Si abren

Uuuyy y así empezamos la espera creyendo que podían no abrir, pero no había alternativa. Lectura a la luz del farolito lleno de bichos y a las 5 comenzaron a llegar. A las 5.30 la cola llegaba a la mitad de cuadra y a las 6 ya daba la vuelta a la esquina. Qué grande arol, bol-u-d-o pero precavido.

A las 6 y poquito ya caen los canales, las radios y los pacos que se alertan:

– Tuuuu… tuuuu. Jefe, le habla fulano (no me acuerdo ni nombre ni cargo, pero era paco, eso sí) está llegando la prensa y ya hay mucha gente; lo mantengo informado por si quiere venir.

Ahhh, figureti el jefe que llegó media hora después peinadito a la gomina y perfumado a lo milico.

Y la primera pregunta tonta de la mañana la lanza el periodista del 13

– ¿Ustedes van a hacer algún trámite?

Naaaa, ¿qué pensaba que estábamos anticipándonos a la llegada de Madonna pa tener un mejor lugar?

Y ahí se vinieron todos los periodistas

– Tu llegaste primero?

– Síp

– A qué hora

– A las 4.30

– Yaaaa, con vos voy a hablar entonces

Resumen, el arol habló con Mega, el 13, TVN; Red; ADN; Biobio y otra cosa que no me acuerdo.

Poquito antes de las 8 era una señorita cruzando las piernas. No tendía que haber tomado tanta coca. Abrió la fotocopiadora que está al frente y me fui corriendo con deseos bañeros.

– Oiga, sabe que estoy desde temprano…

– Sí, lo vi en la tele, llegó a las 4.30

– Eso, y ya no me aguanto y…

– El baño cuesta 200 pesos

El tipo tenía un negocio oculto tras las fotocopias.

A las 8 comenzó a llegar un grupito de coleros elite. Los muy malditos venían con números que le habían dado antes y llegaban casi a los 50. Así que el arol era el primero, pero el 51 al mismo tiempo.

Finalmente a las 8.30 abrió sus puertas el bendito Registro Civil y sale un tipo con cara de no te quiero a repartir dos tipos de número: los rosaditos y los celestes. Me tocó el 1 celeste, me sentía casi del equipo azul con ganas de ganar

¿Quién me iba a ganar si era el primero?… Bueno, había 50 primeros antes, pero casi nada

Y comenzaron a pasar a las 9. Sí, comenzaron porque iban entrando los coleros elite y los del equipo rosa porque los primeros eran primeros y los rosaditos hacían otros trámites.

– Perdón, a qué hora llegaste? Le pregunté a otra argentina súper fashion que toqueteaba su iphone

– A las 7- me dice sin pudor. Estaba junto a mi con su número 60 rosadito

– Ayyy que maldita

– Siiii, te vi en televisión y vine corriendo

– Ay, gracias, ¿tan bonito soy?

– No, es que me asusté que iba a haber mucha gente

– Ajjj, gracias por el piropo


La chica fashion entró y salió y yo seguía sosteniendo mi número 1 celestito.

Después de haberme conocido a los guardias, de haberle contado todas las arrugas a una vieja y de hablar hasta por los codos contando chistes bol-u-d-o-s me dejaron pasar. No eran ni las 10.30 y ya había pasado a otra cola dentro, una donde se esperaba de a 10 en sillas. La ovación fue gigante; había hecho tanto show toda la mañana hablando y hablando que sólo se escucharon aplausos cuando el arol entró (parece que incluso me tomaron cariño)

Media hora más tarde me senté frente al tipo que me iba a sacar la foto horrible.

Me miró, miró mi número y lo primero que escupió fue:
– Ahhh, usted es el que vino a las 4.30

– Y el que se irá en un rato más si no quieren que me quede a hacerles compañía

Todo ok, se hizo el trámite hasta que con su apacible voz me dice

– Sabe, tenemos problemas con la impresora…

– No me digas que tengo mala suerte?

– Es que tenemos que tener fotocopia del pasaporte

– No quieren que me vaya, ¿es eso verdad? Yo también los quiero y hoy voy a soñar con vos

Finalmente apareció la fotocopiadora y todo terminó.

A las 12 estaba ya en casa, llamo a mi jefe y acá escapo…

– No voy hoy, te pago el lunes el día

– Pucha, es que necesitamos los catálogos de…

– Chinos de m-i-e-r…, me tienen podrido

Ahora hago como que trabajo, sigo haciendo catálogos y dejo acá porque me voy a dormir un ratito soñando con una cédula de identidad.

Anuncios

About Arol

escribo en elblogdeviajes.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: